¿Cómo se toma el mezcal?

Servido en una vaso mezcalero, el espíritu de mezcal fue creado para el purista de la vieja escuela, pero ¿cómo se toma el mezcal? , este elixir limpio y místico con un sabor ahumado te llevará hasta una muesca después de un infierno de un día en el trabajo, en este art´culo te enseñaremos a hacerlo como un profesional, pero si tu conocimiento de los espíritus de México comienza y termina con el tequila, debes aprender algunas cosas más antes de tomar una copa de mezcal, ¿me acompañas?

La primera vez

cóctel mezcalAl igual que cuando aprendemos a caminar antes que correr, considera probar el mezcal antes en un cóctel antes de saltar directamente a sorber un trago puro. “Su terroso humo se presta bien a todos los tipos de cócteles”, los puristas me dirán sacrílego, pero un vez que estés listo es hora de comenzar con la aventura.

Reconoce sus tonos

Ahora que ya has probado un poco es hora de reconocer el mezcal que tienes enfrente tuyo, debes conocerlo, olfatearlo lentamente para  después poner unas gotitas en las palmas de tus manos y frotarlas hasta que el mezcal se seque, coloca inmediatamente tus manos en tu nariz y respira profundamente ¿qué es lo que reconoces? En esa respiración podrás notar los verdaderos aromas del mezcal, ¿a qué huele? ¿ahumado? ¿tierra mojada?, ¿tabaco? ¿hierbas? ¿durazno? ¿a qué huele tu mezcal? ,tómalo con calma e intentalo de nuevo. Los maestros mezcaleros y expertos pueden reconocer el tipo de agave y la región del cual proviene el destilado. No te desesperes si no reconoces al principio los tonos del mezcal, intentalo un par de veces.

Al mezcal se le dan besos no sorbos

El mezcal jamás de bebé de un sorbo, no es agua, el mezcal se besa, aquel que lo bebe de un solo trago no sabe beber mezcal. Deberás servirlo en un caballito mezcalero, luego levántalo a tus labios y sorbe un poco, dicen los que saben que beber de a sorbo es para preparar al cuerpo  de lo que está a punto de recibir. Cuando comiences  por lo general  el primer trago sabrá a alcohol puro, pero no te dejes engañar  es hasta el tercer trago que empezarás a percibir los distintos tonos de sabor. copa de mezcal El mezcal es una bebida potente, mágica y compleja en sabores, está creado para disfrutar lentamente, para saborearlo como los besos, así que jamás lo tomes de un solo trago, sería un desperdicio también te verás como un novato, piensa eso.

¿Qué buscar en un mezcal?

Cuando se trata de elegir un mezcal, debemos enfocarnos en tres factores importantes:  ¿quién lo hizo? algunos maestro mezcaleros son de cuarta o quinta generación, sirviendo recetas familiares perfeccionadas a lo largo del tiempo, dónde se hace y el tipo de agave utilizado, estas tres cosas hacen que podamos encontrar un sin fin de sabores , si tienes un espadín de Matatlán,  y lo comparas con otro Miahuatlán o Sola de Vega, todos de Oaxaca, México  vas a comprobar una gran diferencia. Otra clave para separar un buen mezcal de uno malo es su graduación alcohólica, un mezcal  entre 45% y 55% grados está en un punto dulce, cualquier cosa más abajo que esto simplemente no sabrá bien, cuando tenemos mezcales que son de 38% o 40%, no podrás saborear la bebida porque  los sabores se han diluido, el mezcal se enmascaro y estarás atrapado con sólo alcohol ahumado.

Aléjate del gusano pero prueba la pechuga

Los mezcales abocados perjudican la calidad y el sabor del destilado, no te dejes engañar por los mezcales con gusano de maguey simplemente no son  buenos, usualmente cuando se le coloca un gusano es porque el sabor del mezcal posee químicos o está mal producido sin embargo el mezcal de pechuga juegan en una categoría diferente. mezcal de pechuga Los mezcales de pechuga son macerados en el alambique con mezclas que incluyen frutas, especias y trozos de carne cruda (puede ser pechuga de pollo, pavo o conejo), esto  proporciona al mezcal sabores singulares, es un mezcal muy agradable.

Los mezcales son ahumados

El mezcal es diferente a otros destilados  por su aroma y sabores ahumados, recordemos que dentro de la elaboración del mezcal las piñas son cocidas en hornos subterráneos, el tequila es muy diferente, ya que las piñas se cuecen al vapor y por eso no existen notas ahumadas, pero cuando el mezcal “huele mucho” se considera defectuoso, .esto se debe a que las piñas se quemaron y los aromas naturales se perdieron, resultado: mal mezcal.

El mezcal siempre es transparente

El mezcal reposado o añejo en barricas de madera no son preciados por un buen mezcalero, si encuentras un mezcal  de este tipo no te dejes llevar por su alto precio, entre los mezcaleros se considera que el añejamiento en barricas de madera estropea el sabor y aroma de un buen mezcal, sin embargo no sucede lo mismo con los mezcales que reposan en vidrio, estos no adquieren el sabor ni color de la madera, en zonas como Michoacán los añejos se dejan bajo tierra durante 9 o más meses, el sabor mejora mucho, pero el color no cambia, este mezcal sabrá muy diferente, ya lo veras. tipos de mezcal Es importante recordar que los mezcales jóvenes son más especiados, intensos al paladar y con un mayor grado alcohólico, los reposados son más suaves y dulces, esto te permite reconocer más tonos y sabores del agave sin el golpe de alcohol.

Al mezcal no le pongas limones o naranjas

Si pediste alguna vez un mezcal en algún bar y te lo pasarón con limones o naranjas creeme que no es la mejor manera de tomarlo, esta bebida es deliciosa y compleja y la mejor manera es tomarla sola, mezclar el mezcal altera mucho su sabor, recuerda, no estás tomando cualquier cosa, estamos hablando de la bebida de los dioses, el mezcal.

Resumiendo y para que quede claro:

  1. Si no haz tomado mezcal antes no comiences por los más fuertes, un buen barman o maestro mezcalero sabrá orientarte
  2. Revisa la botella debe aparecer el nombre del maestro mezcalero que realizó la destilación, los grados de alcohol que deben estar por encima de los 45%, aunque si estás en Colombia posiblemente puedas conseguir botellas desde  los 36%. grados, es mal mezcal no lo tomes.
  3. Lo más recomendable es tomar mezcal joven o blanco, es decir transparente, evita los mezcales añejos o reposados.
  4. Antes de tomarlo, debes olerlo profundamente, distingue los aromas, toma un poco entre tus palmas y frotalo, deberás notar tonos  ahumados.
  5. De preferencia evitar rebajar el sabor con naranja, limones o sal de chile, disfrutalo puro
  6. Si no quiere hacer caras, ni mucho menos toser al tomar el mezcal deja salir un soplo ligero, los maestros mezcaleros dicen que el que hace “muecas” es porque no tiene paz con el espíritu.
  7. Y por último Jamás tomes un mezcal de un solo trago o “shot”, al mezcal se besa, recuerda que para llegar a ti tuvieron que pasar años de maduración, no lo desperdicies.

Ulises torrentera nos muestra la forma correcta de degustar un mezcal

Hablando de mezcal es una serie quincenal de videos del maestro ulises torrentera.